Flores todos los días del año en el Cerro de los Ángeles de Getafe

Flores en el Cerro de los Ángeles

La historia de un hombre y su ofrenda floral diaria durante todo un año en El Cerro de los Ángeles. Primero os situaré en el plano y después os contaré la leyenda de Juan José Jaén, más conocido como “3 Jotas”.

El Cerro de los Ángeles en Getafe

El Cerro de los Ángeles es considerado el centro de España. Está situado en Getafe junto a la carretera de Andalucía. En la cima del Cerro de los Ángeles se encuentra una Ermita, un Monumento, un Seminario y un Convento. Toda esta amalgama de elementos arquitectónicos está rodeada de un enorme pinar y diferentes espacios para el ocio.

La Leyenda del “3 Jotas”

Juan José Jaén es un ciudadano de toda la vida de Getafe. Desde hace unos años, Juan José vive con su mujer en el nuevo barrio de Los Molinos. La mujer de Juan José padecía de una enfermedad en la médula espinal que la tenía postrada a una silla de ruedas. Todos los días, siempre y cuando, el tiempo lo permitiese, Juan José daba un paseo largo con su mujer hasta la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles situada en lo alto del Cerro de los Ángeles. Juan José no era creyente, pero su mujer sí. En esta Ermita la mujer de Juan José rezaba todos los días por ella y por su marido. Después, ambos tomaban algo en la cafetería y volvían a casa antes de la hora de la comida.

Un día, la mujer de Juan José empeoró de su enfermedad e ingreso en el hospital. Juan José no se separaba de su vera, siempre atento a su mujer esperando un milagro para que mejorase.

Pasadas varias semanas, su mujer le pidió que le hiciera un favor. Que se acercase a la Ermita y rezase por ella. Al principio Juan José se negó, pero acabó aceptando la petición de su mujer y se acercó a la Ermita. Se sentó en el primer banco que encontró junto a un altar menor en el que se encontraba una figura de la virgen de Nuestra Señora de los Ángeles. Allí, Juan José se sentó sin saber muy bien qué hacer, pues desde la infancia no había vuelto a rezar. Como no sabía qué decir, sólo le pidió a la virgen que curase a su mujer, que por favor volviera pronto a casa y que si lo hiciese, recompensaría a la virgen con una ofrenda floral cada día durante todo un año.

Ese mismo día, al llegar al hospital, su mujer se encontraba mejor. Los médicos habían iniciado un nuevo tratamiento para intentar mejorar el estado de salud de su mujer. A la semana su mujer se encontraba mejor, pero los médicos querían realizar una pequeña intervención para intentar mejorar las condiciones de vida de la mujer de Juan José.

La operación fue todo un éxito y pasado un mes su mujer no sólo ya estaba en casa, si no que por fin volvía a dar sus primeros pasos.

Ramos de flores en Getafe

Juan José, rendido ante tal evidencia, se acercó a una floristería de Getafe y encargó que todos los días, durante un año, le preparasen un ramo de flores con una nota que pusiese: “Gracias. Firmado: JJJ”. Cada día, durante todo un año, Juan José acudió a la floristería de Getafe a por su ramo de flores con su mujer, después subían hasta la Ermita y depositaba el ramo de flores junto a la figura de la virgen.

Las personas encargadas de la Ermita no retiraban los ramos de flores hasta que estos se marchitaban. De esta forma, llegaron a verse junto a la virgen hasta 20 ramos de flores.

Y esta es la historia la ofrenda floral del “3 Jotas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 2 =