¿Qué es el Hosting? ¿Para qué sirve?

En este artículo vamos a intentar explicar ¿qué es el Hosting? ¿para qué sirve? o ¿cómo funciona un servicio de alojamiento web o hosting?, y ¿cuál es su utilidad?.

La definición más sencilla sería “el espacio donde se aloja tu web, para que cualquiera pueda usarla en internet”, pero nos hacemos una idea que ese concepto ya lo dominas.

Pero entremos un poco más en materia.

¿Qué es el hosting realmente?

Físicamente hablando, un servidor web es un ordenador muy potente con su procesador, su memoria, su disco duro… dedicado exclusivamente a dar espacio a varias webs para que sean visibles en internet.

Es decir, que hay una máquina dedicada a ceder parte de sus recursos para que cualquiera pueda entrar en tu servidor web y ver tu página.

Digitalmente hablando, un hosting es el espacio en internet donde tu web puede verse, que está registrado en su correspondiente dominio. (Dominio: arriba en tu url, es todo aquello que hay antes del .com o .es, inclusive)

¿Qué formatos de hosting hay?

Shared o compartido:

Formato por el que compartes la maquinaria, es decir, tú y otros N clientes estáis usando la misma máquina para albergar vuestras webs, aunque, obviamente, vuestra información es privada.

Este modelo de hosting sale más barato ya que los gastos de mantenimiento etc son compartidos, siendo el proveedor el que se encarga de ello. La gestión del mismo puedes hacerlo desde el panel de control.

Por otro lado, los recursos compartidos suelen dar como resultado más ralentización si no están bien gestionadas (y es normal que pase teniendo en cuenta que siempre hay picos de trabajo) y si uno de los hosting tiene un problema que afecte a la máquina, lo vais a sufrir todos.

Dedicado:

Este formato es más caro, ya que la totalidad de la máquina está dedicada a una sola web. Es decir, que si contratas este recurso tendrás un servidor físico exclusivo con todos sus recursos, que no se compartirá con nadie y su acceso estará restringido a todos menos a ti.

Entre sus ventajas podemos destacar que tiene todos los recursos físicos y técnicos dedicados en exclusiva a tu web, de cuyo mantenimiento se encarga la administración de hosting, la atención al cliente es más personalizada, y puedes gestionarlo desde un panel de control.

Pero entre sus contras tenemos que es de los más caros, en el dudoso caso que sea el cliente el que se encargase del mantenimiento de la web, tendrás que tener conocimientos técnicos avanzados, y en caso de que necesitases actualizar tu hosting, tendrías que mejorar el servidor físico o acceder a uno más potente, con lo que te saldría más caro.

VPS – Servidor Privado Virtual:

Servicio de almacenamiento que se caracteriza por dividir en particiones virtuales un servidor físico. Es similar al compartido, pero con los beneficios del dedicado.

Su diferencia principal radica en que, mientras que con el compartido, el rendimiento del servidor físico se ve afectado por la potencia de las páginas que alberga, en el vps no. La memoria, procesador, ancho de banda… tienen los beneficios del servidor dedicado.

Sería equiparable a una calle que alberga varias casas con un camino y alumbrado. Cada casa es independiente, pero todas comparten el alumbrado y la carretera, pero funcionan de forma independiente.

Cloud hosting – servidor en Nube

Su principal ventaja consiste, aparte de en la conectividad, en que pagas sólo por el espacio que necesitas, no por el que te dan ya establecido. Por lo demás funciona de forma similar, ya que los recursos que acopian información de tu web se ejecutan desde dicha nube.

Entre los servicios que suelen ofertarse están los certificados SSL de encriptamiento, backups periódicos, acceso a base de datos, incluso aplicaciones como WordPress o Joomla instalados de forma gratuita.

Reseller – hosting revendedor

Es literalmente lo que titula: reventa de servicio de almacenamiento web. Se adquiere el servicio de alojamiento con un proveedor y a la vez tienes clientes que te pagan por un hosting dentro de tu plan. Por supuesto tienes que declararte como revendedor, puesto que el servicio que das no es realmente tuyo.

Entre sus ventajas contamos con:

  • No necesitas conocimiento técnico: además de hacerte fácil ciertas tareas, y reducir el tiempo de implementación, tus clientes tienen independencia para hacerlo ellos mismos.
  • Crea tus propios planes de hosting: funciona igual que cuando se contrata cualquier otro tipo de alojamiento: se arman infraestructuras dependiendo de las necesidades de los usuarios y a cada plan se le asigna un precio.
  • Soporte técnico brindado por el proveedor: los proveedores que te permiten ser revendedor se encargan del soporte técnico. Ellos realizan todas las labores de mantenimiento.

Mail hosting – Almacenamiento de correo.

Servicio que te permite registrar tu propio nombre de dominio y tener un servicio de correo profesional.

Este servicio suele contratarse para darle a la empresa un tono de seriedad y de confianza. En tema del correo en sí el servicio no varía prácticamente del servicio gratuito, pero puedes ponerle el nombre de tu empresa al correo, tendrás más espacio de almacenamiento y contarás con más seguridad.

¿Existe el servicio de hosting gratuito?

Sí, pero se suele usar para aprender y experimentar con un hosting real, pero no es recomendable para un proyecto verdaderamente profesional, entre otras cosas porque cuenta con funcionalidades limitadas.

Por otro lado, al ser gratuito, necesita ingresos para poder mantenerse, por lo que recibe mucha publicidad que ensucia las webs y afea la imagen que ofrecemos.

De cara a la relación vendedor de hosting – usuario gratuito es una especie de producto cebo, ya que se espera que el cliente acabe contratando un servicio mejor. También tienes que tener en cuenta que el espacio en el disco es limitado, como el ancho de banda. Que hay publicidad, que el soporte técnico es limitado y que te verás obligad@ a que en tu dominio aparezca el nombre de tu proveedor.

Managed Hosting – Hosting gestionado

Servicio ofrecido por las empresas de hosting más indicado para usuarios sin conocimiento técnico. El proveedor es el propietario, el mantenimiento, administración y el actualizador de la infraestructura.

Su principal beneficio es que el usuario sólo tiene que preocuparse por el contenido que subir, y su principal desventaja es que el precio es muy alto.

Elegir empresa de hosting. ¿Cómo?

  • Busca los comentarios. Las opiniones positivas de los clientes son las que más credibilidad dan. Y es una manera fiable de comprobar si el proveedor cumple o no.
  • Atención al cliente en tu idioma. 24/7 es algo obligatorio. Chat y atención telefónica para dudas urgentes son tu prioridad.
  • Busca métodos que conozcas, o que puedas comprobar rápidamente su legalidad, como PayPal, o Skrill.
  • No busques a la baja, busca a lo justo entre el servicio y su coste. Ten en cuenta que no es un servicio muy caro, así que que no te extrañe ver mucho “hosting low cost” en las páginas que visites.
  • Alojamiento nacional o internacional. Si tu proveedor es internacional deberías cerciorarte que tienen un data center cerca de tu país o en donde tu público más consuma tu producto. Aquí es importante tener en cuenta el punto del idioma.

¿Tienes alguna duda? ¿alguna consulta? ¡no dudes en dejarnos un comentario y te responderemos encantados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 3 =